martes, 24 de abril de 2012

No sé desde cuando, tampoco me he parado a pensarlo... pero cuando te miro un pequeño cosquilleo atraviesa mi cuerpo. Mariposas empiezan a revolotear en mi estómago. No puedo evitar sonreir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario